Asertividad: 21 días para comunicarte desde el corazón

 

Hoy te voy a compartir una parte de la introducción de mi guía práctica “Asertividad: 21 días para comunicarte desde el corazón”.  ¡Espero que te guste!

Si tienes esta guía práctica entre tus manos, entiendo que es porque quieres mejorar tu forma de comunicarte. En estas páginas, te propongo que adquieras un modelo de comunicación asertiva. Pero realmente… ¿de qué estamos hablando? La comunicación asertiva es la habilidad de expresar ideas positivas y negativas y los sentimientos de una manera abierta, honesta y directa. Que reconoce nuestros derechos al mismo tiempo sigue respetando los derechos de otros. Virginia Satir en su libro Relaciones Humanas en el Núcleo Familiar, afirma que la comunicación es un proceso simbólico y transaccional, es decir, un trayecto en donde la conducta verbal y no verbal funcionan como símbolos creados, los cuales permiten compartir significados, interactuar, y al mismo tiempo profundizar en el conocimiento propio y de otras personas. Resumiendo: estamos ante un proceso totalmente maleable, en el sentido que lo podemos mejorar.

De hecho, todos tenemos nuestras tendencias en la comunicación cuando nos sentimos vulnerables o inseguros con nosotros mismos, es frecuente recurrir a comportamientos de sumisión, manipulación e incluso agresión. Tendemos a utilizar estos patrones de comunicación de manera cotidiana, como una defensa, a veces casi sin darnos cuenta. Sin embargo, esto se puede convertir en patrones de comportamiento que afectan a nuestras relaciones y al entorno.

Como hemos comentado, la comunicación asertiva es la habilidad de expresar ideas positivas y negativas y los sentimientos de una manera abierta, honesta y directa. Que reconoce nuestros derechos al mismo tiempo sigue respetando los derechos de otros. Esto, nos permite asumir la responsabilidad de nosotros mismos y nuestras acciones, sin juzgar ni culpar a otras personas, nos permite afrontar de manera constructiva y encontrar una solución mutuamente satisfactoria en el conflicto existente, si lo hubiera. Llegar a un acuerdo, a un consenso.

Nos comunicamos asertivamente con todo nuestro cuerpo, en realidad, y también influyen muchos otros factores. Los que considero más relevantes:

  • Con los ojos se demuestra interés, se muestra sinceridad.
  • La postura del cuerpo: El lenguaje corporal congruente mejorará la importancia del mensaje
  • Los gestos adecuados ayudan a dar énfasis
  • La voz: un nivel, un tono bien modulado es más convincente y aceptable, y no intimida.
  • El tiempo: Utiliza tu criterio para maximizar la receptividad y el impacto
  • El contenido: Cómo, dónde y cuando se elige un comentario es probablemente que sea más importante que lo que dice.

Cuando sentimos que nuestra autoestima es estable, consideramos adquirir un compromiso viable con la otra persona. Siempre se pueden negociar los objetivos, a menos que el compromiso afecte a nuestros sentimientos personales de autorrespeto. Pero, ¿siempre podemos llegar a un entendimiento?…

 

Si te ha gustado, si quieres saber más y deseas empezar este trabajo de 21 días, puedes tener más información y adquirirla AQUÍ. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s